Portal‎ > ‎Notícias da Rede‎ > ‎

Mensaje del XI Encuentro de la Red Latinoamericana

“No se dejen vencer por las dificultades,
en ustedes los jóvenes hay una fuerza muy grande

y si está alimentada por la presencia de Jesús,

es muy positiva para la construcción de la nueva sociedad

que buscamos y que se llama Reino de Dios”.

Mons. Romero

 

A los hermanos y hermanas que animan y acompañan la vida de las juventudes de nuestro Continente:

En las tierras salvadoreñas de Mons. Romero, nos reunimos miembros de la Red Latinoamericana de Centros e Institutos de Pastoral Juvenil en su XI Encuentro. Celebrando 20 años de camino como Red, hemos reflexionado, compartido y nos hemos animado mutuamente en nuestro trabajo a favor de las y los jóvenes que acompañamos.

Convocados y convocadas por el tema “Métodos de evangelización en la Pastoral Juvenil frente a las nuevas culturas juveniles, 30 años después de la opción preferencial por los jóvenes”, iniciamos un profundo proceso de reflexión y de relectura del recorrido histórico de la Pastoral Juvenil y del camino realizado como Red Latinoamericana.

Iluminados por el Evangelio de Mateo, contemplamos a Jesús de Nazaret, que hablaba a sus seguidoras y seguidores en parábolas (Mt 13,34). Este método utilizado por el Maestro, nos impulsa a revisar nuestras propuestas formativas para inculturarlas en la vida de las juventudes de nuestro Continente.

En el marco de esta reflexión, renovamos una vez más la opción preferencial por las y los jóvenes, como hicieron los obispos en la VI Conferencia General de Puebla. Renovamos además nuestro compromiso de acompañar las juventudes empobrecidas.

Al mismo tiempo confirmamos nuestra opción por una formación integral, donde la metodología y los métodos de evangelización utilizados por la Pastoral Juvenil en sus diversos procesos, construyan mujeres y hombres autónomos, comprometidos con el seguimiento de Jesús de Nazaret y su causa: El Reino de Dios, reino de justicia, de amor y fraternidad.

En el marco del Proceso de Revitalización de la Pastoral Juvenil Latinoamericana estamos reflexionando sobre la experiencia de Belén. El Salvador también ha sido para nosotras y nosotros un lugar de Vida y un lugar de pasaje... Con nuevas fuerzas seguimos caminando.

Contemplamos con renovada esperanza la vida y las experiencias de nuestros Centros e Institutos, que con sus posibilidades y límites siguen dando vida y fortaleza a los procesos de evangelización en nuestros países, sintiendo la presencia viva de Jesús encarnado en medio de su pueblo. Por tal motivo nos continúan conmoviendo y desafiando las culturas juveniles, sus problemas y amenazas, pero también su presencia, incidencia y protagonismo en la sociedad actual que les toca vivir y transformar.

Hicimos memoria y recorrimos lugares de martirio y profetismo. Contemplamos la vida de estos hermanos y hermanas que desde sus convicciones y opciones dieron la vida por otro mundo posible. Su testimonio, como el de tantas y tantos mártires de nuestra América Latina y El Caribe ilumina nuestros desafíos y nuestras acciones pastorales, buscando que sean más proféticas y encarnadas en la vida de los jóvenes y de los pobres.

Asumimos con mucha claridad, conciencia y compromiso, que nuestras propuestas formativas parten fundamentalmente de anunciar el Reino de Dios y del seguimiento de Jesús de Nazaret. Volvemos a nuestras tierras con el desafío de vivir clara y concretamente estas opciones latinoamericanas por los jóvenes y los pobres.

Queremos invitarlas e invitarlos a renovar nuestro compromiso con la animación y el acompañamiento de la Pastoral Juvenil del Continente, en sus procesos grupales locales y diocesanos como en los espacios de coordinación regionales y continentales.

Como Centros e Institutos asumimos la tarea de colaborar con la Sección de Juventud del Consejo Episcopal Latinoamericano - CELAM en diversas propuestas de capacitación de agentes pastorales para los próximos años. En el marco de la Revitalización de la Pastoral Juvenil Latinoamericana, ponemos nuestras capacidades, experiencias y conocimientos al servicio de esta misión.

Finalmente agradecemos al Dios de la Vida por haber vivido una experiencia de familia y la cálida acogida y recibimiento de una comunidad de hermanas y hermanos siempre pendiente de nuestras necesidades.

Reconociendo las nuevas realidades de las culturas juveniles se hace imperativo valorar la vida para redimensionarla en los contextos actuales y promover su defensa y celebración, para revalorarla en medio de un mundo en el que el desprecio por la vida constituye su lógica principal.

Encaminamos, por tanto, nuestras reflexiones hacia la Defensa de la vida, en sus diversas dimensiones profundizando en los contextos actuales y en nuestro compromiso junto a las juventudes del Continente.

Poniendo bajo el manto de nuestra Madre morena de Guadalupe la vida de todas y todos, y  nuestro compromiso de ayudar en la construcción de nuevos horizontes de la Pastoral Juvenil Latinoamericana, las y los abrazamos en nuestro hermano y compañero de camino Jesús.

 

Santa Tecla, El Salvador, 24 de septiembre de 2011


Comments